Navarro: “La cárcel desaparecerá por voladura controlada”

La controvertida construcción de la prisión de Soto del Real llevó a la movilización de la población de todos los vecinos de los pueblos de la comarca.

A finales de los 80 se empezó a planificar la construcción del primer centro “Tipo” que sería Madrid V – Soto del Real. El citado proyecto causó una gran alarma social entre los vecinos de las poblaciones de la sierra.

En aquella época el consistorio se opuso de forma activa llegando a gastarse más de 2,5 millones de pesetas en demostrar por medio de meticulosos estudios, la influencia negativa que tendría en los ámbitos económicos, sociológicos y medioambientales. Por parte de plataformas y el propio Ayuntamiento de Soto del Real se convocaron todo tipo de manifestaciones, concentraciones y cortes de carretera, alguno de los cuales terminó con incidentes con las Fuerzas de Seguridad del Estado. El por entonces alcalde Don Eladio Navarro, llegó a declarar “estaría dispuesto a morir dentro de los muros si fuera necesario”.

Desde el inicio, tanto el Gobierno Central, como el Autonómico tenían claro que el proyecto tenía que salir adelante y que además de ser una necesidad para la seguridad se convertiría en uno de los Centros Penitenciarios de referencia de España.

No todo acabaría ahí ya que el gobierno local, después de recoger más de 100.000 firmas, intentó por medio de diversas quejas y escritos que le escucharan todas las altas instituciones del Estado, llegando hasta el Tribunal de Estrasburgo.
El centro empezó a construirse, no sin seguir la polémica, ya que el Ayuntamiento se negó a la concesión de la licencia de obra, renunciando a ingresar 280 millones de pesetas en concepto de licencias urbanísticas, teniendo que ser aprobado por acuerdo del Consejo de Ministros.

ERNESTO FONCUBERTA

Redactor de Ecos de Soto.

Foto: Daniel Fortesque.