Preguntarse hacia dónde se dirige la prisión del futuro para que se convierta en un lugar mejor para una satisfactoria rehabilitación de los internos parece tener una difícil respuesta. Sin embargo, una mejora en los sistemas de comunicaciones seguro estará presente.

Teléfono en prisión. Tiene derecho a una llamada. Preguntarse hacia dónde se dirige la prisión del futuro para que se convierta en un lugar mejor, permitiendo una satisfactoria rehabilitación de los internos, parece tener una difícil respuesta. Sin embargo, una mejora en los sistemas de comunicaciones telefónicas seguro estará presente. No solo porque comunicarse es un derecho que tienen los presos, o porque les permite que no pierdan el contacto con su entorno y la sociedad a la cual deben reinsertarse. Sino porque indudablemente es un área que requiere una modernización. No basta indicar que se pueden realizar llamadas de voz, videollamadas o que se permiten recargas de saldo desde el exterior. Hay que tener en cuenta cosas tan importantes como la fiabilidad del servicio, su precio o una adecuada infraestructura que soporte la demanda. Cuando estos asuntos estén resueltos en el presente, tal vez uno pueda aventurarse a responder hacia dónde se dirige la prisión del futuro.

En España el mercado de telecomunicaciones es dispar, por un lado existen los operadores lowcost, los cuales continúan siendo los que dominan el mercado de altas, por otro lado existe un segmento medio y alto donde los precios empiezan a subir. Esto se debe a las tensiones de la oferta y la demanda. En prisión, como es de esperar, las cosas funcionan de un modo distinto porque los presos no puede elegir el operador que les brinda el servicio. Desde una perspectiva económica los presos son considerados un mercado cautivo.

En España, la mayoría de presos no tienen prisión incomunicada.

La legislación penitenciaria en España reconoce que los internos tienen derecho a comunicarse periódicamente con sus familiares, amigos y abogados. Salvo en caso de una restricción judicial. En su artículo 47, el Reglamento Penitenciario, reconoce al recluso el derecho a realizar cinco llamadas a la semana cuando los familiares residan en localidades alejadas o no puedan desplazarse para realizar la visita, corriendo el coste corre a cargo del interno salvo en los casos en los que se comunica el ingreso en un centro penitenciario o su traslado a otro establecimiento. El Real Decreto 268/2022, de 12 de abril se menciona que “La transformación social impulsada por las tecnologías de la información y comunicación ha significado que la regulación reglamentaria dedicada a las relaciones con el exterior, comunicaciones y visitas, haya quedado superada. Así, el uso habitual de las videoconferencias como forma de comunicación social, asumida y de utilización absolutamente generalizada en la actualidad, debe tener también su reflejo en el ámbito penitenciario”.

La Ley General de Telecomunicaciones (LGT) establece que en España en el año 2022 se debían eliminar las cabinas públicas. Entre las razones se encontraba el poco uso que se les daba, el alto coste de su mantenimiento y la extensión del uso del móvil. Sin embargo en prisión la comunicación se continua realizando desde una cabina pública.

Las llamadas telefónicas permiten derribar los muros de la prisión.

Existen estudios que indican que cuando los presos mantienen el contacto con sus familiares durante su estancia en prisión, esto incluye a las llamadas telefónicas, existe menos probabilidad de reincidir o volver a la dependencia de las drogas y el alcohol, sin mencionar lo beneficioso que resulta para la salud mental.

La pandemia produjo cambios.

Con la llegada del Covid-19, para disminuir los efectos del confinamiento, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias elevó el número de llamadas telefónicas que un interno puede realizar semanalmente. Permitiendo en ese momento que los internos puedan realizar hasta 15 llamadas a la semana con una duración de 8 minutos. (Actualmente es posible realizar hasta 20 llamadas a la semana). También se permitió que los internos realizaran una videollamada gratuita al mes. La duración de la videollamada era de 10 minutos. En C.P. Madrid V Soto Del Real a partir del 2022 se instaló en cada módulo una cabina para realizar videollamadas.

¿Por qué el precio de las llamadas es tan alto?

Es la pregunta frecuente que se realizan muchos internos. Se debe tener presente que las llamadas desde prisión se realiza desde una “cabina pública”. Según explicó un portavoz de Telio Iberia SLU a elDiario.es el precio de las llamadas “obedecen a lo que marca la ley”, existen precios regulados de una tarifa base publicada por el operador Telefónica de España para las tarifas en el hogar, hay un recargo también regulado para telefonía de uso público y finalmente los centros penitenciarios disponen de un precio con un descuento sobre el regulado anterior.

El precio de las llamadas no es un problema menor. Muchos internos consideran que es excesivo. Se convierte en una carga adicional para las familias de los presos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad. Se debe tener en cuenta que son pocos los reclusos que tienen trabajo en prisión, que de algún modo les permita soportar ese gasto. Para paliar un poco esta problemática en las prisiones y los Centros de Inserción Social existen subvenciones que permiten brindar ayudas excepcionales a personas que no cuentan con recursos económicos para poder llamar.

Se comprende que exista un coste para cumplir con los requerimientos de mantenimiento y de seguridad que permita controlar las llamadas. Sin embargo se debe encontrar un equilibrio que no convierta el coste de llamar en una pena adicional. Los que son padres de niños pequeños comparten la opinión de que deberían ser capaces de llamar a sus hijos sin tener que preocuparse de si pueden permitirse llamarlos o no.

Tarifas Vigentes.

Peninsula y Baleares 2023 (I.V.A. Incluido).

Servicio1min2min3min4min5min6min7min8minEstablecimiento
de llamada
Metropolitanas y provinciales**0,120,120,140,170,200,220,250,280,12
Fijo Nacional0,280,400,520,640,760,881,001,130,16
Móvil (horario normal*)0,440,620,810,991,181,361,551,740,26
Móvil (horario reducido*)0,440,620,800,981,161,341,521,700,26
Video llamadas0,721,011,301,591,882,172,462,750,43

(*)Tarifa normal: Lunes a viernes de 8 a 22 h. y sábados de 8 a 14 h. no festivos
Horario reducido: tarde de sábados, domingos y festivos.
(**) 120 primeros segundos gratis.

Telio en otros países

Telio Iberia S.L. es la compañía que se dedica exclusivamente a la comercialización, instalación, gestión y explotación de las telecomunicaciones de uso público en las Instituciones Penitenciarias Españolas. Telio Iberia es una filial de Telio Managment GmbH, la cual opera en 20 países y cuenta con más de 650 servicios que son usados por más de 300.000 presos. Telio promociona sus servicios como la respuesta a la prisión inteligente del futuro, asegura contar con las certificaciones que avalan el cumplimiento de los estándares europeos, además del más completo portafolio de soluciones digitales. Sin embargo, la mayoría de los presos consideran que el servicio prestado por la filial española es deficiente y excesivamente caro.

Problemas…

Poca calidad del Servicio: al usar las videollamadas en varias ocasiones la señal no es buena y se entrecorta. En el caso de usar la cabina tradicional, al ser antiguas, hasta que se consigue llamar se puede demorar unos 2 minutos.

Ruido ambiental: Los teléfonos se encuentran al costado de las cabinas de los funcionarios y el ruido es uno de los grandes inconvenientes. Se cuela ruido de la sala de estar, de la cola del economato siendo complicado muchas veces escuchar la llamada.

Poca privacidad: los internos que están alrededor pueden escuchar las conversaciones o ver las imágenes de los familiares.

Horario: Solo se pueden realizar las llamadas cuando el preso se encuentra fuera de las celdas. Esto es desde las 9 de la mañana a las 2 de la tarde y de las 5 de la tarde a las 8 de la noche. Esto no solo genera un estrés innecesario en los presos, sino que también afecta a sus familiares que ven condicionados sus horarios para poder recibir una simple llamada telefónica. También existe el problema de cambio de horario. Muchos presos provienen de América Latina y el cambio de horario no les permite realizar llamadas a determinadas horas, restringiendo aún más el horario en el que pueden comunicarse.

La oferta y la demanda del servicio: hay demasiados internos y solo dos cabinas de teléfonos. Se hace imposible que todos puedan llamar, generando en muchas ocasiones conflictos. Hay módulos en donde llamar parece ser una misión imposible. Se intentan soluciones como registrarse en una lista indicando la hora en la que el interno desea llamar, hacer cola o restringir el teléfono a usar según la galería a la que pertenecen. Ninguna de estas medidas es efectiva para solucionar el problema.

Precios elevados: los internos tienen que pagar un precio muy elevado por llamar. El precio se iguala al que tenía una cabina pública, cuando estas ya no existen por la calle, lo que hace considerar que las tarifas han quedado muy desfasadas.

…Y soluciones

En muchas prisiones de países de la Unión Europea, como Portugal o Francia, para evitar los problemas que se han mencionado se están renovando las cabinas, instalando equipos más modernos que se aprovechan para brindar servicios adicionales. Estos dispositivos se están instalando en las celdas, de este modo los internos tienen un mayor nivel de intimidad para poder hablar con los familiares, favoreciendo los vínculos familiares y la reinserción social. También permite que el interno pueda llamar cuando desee y disminuir la circulación clandestina de teléfonos móviles. Varios presos no entienden por qué no pueden comunicarse con sus familiares cuando estos últimos acaban su jornada laboral y regresan a casa o por qué no pueden hablar con sus hijos cuando estos salen de la escuela.

En cuanto a los precios, en Francia el precio de las llamadas es menor que la de las cabinas públicas. En Italia y Países Bajos se pueden realizar videollamadas gratuitas a través de Skype, sin embargo las medidas de seguridad varían. Por ejemplo, en Italia se prevé que los guardias supervisen las videollamadas porque las consideran como visitas, en Países Bajos no existe tal custodia. En Australia, los precios de las llamadas son altas, sin embargo, las empresas de telecomunicaciones ofrecen planes para poder redireccionar las llamadas desde prisión, permitiendo disminuir
el coste cuando se realiza una llamada de larga distancia o a un móvil.

En algunos estados de Alemania una empresa de Hamburgo que se especializa en equipos de comunicación para cárceles tiene como lema: “La comunicación y la información son necesidades elementales del ser humano, y deben dejar de ser un privilegio en las cárceles”. La compañía construyó el sistema Multio, un ordenador que también capta señales de radio y televisión, y con la cual se pueden hacer llamadas telefónicas y acceder a internet de manera limitada.

En Estados Unidos desde que la Comisión Federal de Comunicaciones (Regulador de Telecomunicaciones) ha impuesto topes a los cargos de llamadas, en varios estados y ciudades como Nueva York han decidido que las llamadas realizadas desde prisión sean gratuitas.

¿Cuál es el futuro de las prisiones inteligentes? ¡Pregunta a Telio!

A partir de enero del 2023 se publicó una nueva tarifa de precios. Llama la atención que una llamada a móvil desde prisión cueste más que la tarifa de roaming. Según se indica en el Reglamento de Itinerancia de Datos de la UE: “El precio de una llamada telefónica no puede superar los 0,19 euros por minuto (IVA no incluido)”. Así lo indica el Reglamento de la UE nº 531/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de junio de 2012.

También es extraño que una llamada a un teléfono fijo y en ocasiones a un teléfono móvil de un país que no se encuentra en la UE cueste menos que una llamada a fijo nacional. Una llamada a un número fijo de Perú cuesta 0.89 €, si se llama a Colombia cuesta 1.03 € y llamar a un móvil a Ecuador cuesta aproximadamente 1,38 €. Estos precios son menores si se comparan con llamadas realizadas a móviles y en algunos casos incluso cuesta menos que llamar a fijos que no son de la comunidad de Madrid.

La tecnología debe ser inclusiva.

Los quioscos digitales pueden ofrecer nuevas formas de comunicaciones, como los correos electrónicos a través de terminales MULT-IO o incluso la posibilidad de acceder a la prensa online. Unas plataformas que actualmente no se cuenta con ellas en los centros penitenciarios españoles y que servirían para acercar al recluso a la sociedad actual.

¿Cómo funciona el servicio de llamada?

Modalidades y límite de llamadas.

ModalidadesLímite de llamadas

La cabina de videollamadas permiten realizar llamadas de voz a otros móviles o videollamadas. Hay una por módulo.


En las cabinas tradicionales se pueden hacer llamadas a teléfonos fijos y móviles. Hay dos por módulo.
Un interno puede realizar un máximo de 20 llamadas a la semana (en cualquiera de sus modalidades: llamadas telefónicas videollamadas o llamadas de voz). Cada llamada tiene una duración como máximo de ocho minutos. Las llamadas al número del abogado no descuentan de la cantidad de llamadas disponibles. La cantidad de llamadas no es acumulable y todos los lunes se restablece a 20 llamadas.




Autorización de contactos y recarga de saldo.

Autorización de contactos.Recarga de saldo.
El primer paso para realizar una llamada es registrar el número de la persona con quien deseamos comunicarnos. El registro del número se solicita mediante instancia al departamento de comunicaciones, donde se indica el nombre del contacto, el número telefónico, el tipo de parentesco o relación con el mismo y se tiene que acreditar con una copia de la factura del número telefónico. Cuando el registro se completa, el interno ya podrá llamar al número autorizado.

En el 2005 se instaló un sistema informático de control de las llamadas telefónicas. Hasta ese momento el funcionario era quien se encargaba de marcar el número que le indicaba el interno. Con este sistema si se detecta que es un número intervenido, el sistema graba la comunicación automáticamente. Muy útil para realizar el seguimiento de los presos que se encuentran en FIES (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento).





Una forma de recargar el saldo es comprando un PIN en el economato de 5 euros. El PIN es intransferible y solo sirve para recargar el saldo del interno que realizar la compra del mismo. El PIN consta de 13 dígitos y pueden ser ingresados en cualquiera de las cabinas. Se debe registrar en menos de 48 horas para no perder la recarga.



El segundo método es a través de la aplicación web de Telio. El importe de recarga mínimo a través de la web es de 10 euros y la recarga solo la puede realizar una persona que tenga un número autorizado para ese interno.

César Amaru

Redactor Ecos de Soto.

Infografías: Daniel Fortesque.