Según recoge la Constitución española todo español tiene derecho al sufragio universal y solo puede ser privado de ello por medio de sentencia judicial firme. La forma que tienen los internos para votar es a través del sistema de voto por correo, que se gestiona a través de la subdirección de tratamiento.

En el C.P. Madrid V solo votaron 78 internos en las últimas elecciones municipales del 28 de mayo y 144 para las generales. Llama la atención los pocos internos que ejercen su derecho a voto.

Entender los altos índices de abstención política en la población penitenciaria es en parte lo que motiva una investigación llamada Estudio Sobre Participación Política y Voto en Prisión que vienen realizando unos profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid. Para desarrollar este estudio se han entrevistado a internos de las distintas prisiones de la Comunidad de Madrid, donde algunos internos de Soto del Real ya han sido entrevistados.

En este contexto y teniendo a puertas otras votaciones, la última semana de Junio, la Fundación Profesor URIA realizó una charla de cómo funciona el sistema electoral español. No se debe olvidar lo que mencionan algunos investigadores: La participación política y el ejercicio del derecho de sufragio son, en las sociedad democráticas, dos importantes mecanismos de inclusión social.

¿Cómo votar en prisión?

El Interno solicita el voto por correo a través de instancia a la subdirección de tratamiento.
Un funcionario de correos acude al centro para que el interno cumplimente la solicitud de voto de correo.
Días después el funcionario de correos entrega un sobre que incluye: instrucciones del voto, el certificado de Censo Electoral, las papeletas y un sobre para enviarlo a la mesa electoral. El interno introduce la papeleta y el certificado del Censo Electoral en el sobre para ser remitido a la Mesa Electoral.

César Amaru

Redactor Ecos de Soto.

Fotos: Freepik.