Más de la mitad de las personas que vuelven a cometer un delito penado con prisión lo hace en el transcurso de los tres primeros años tras su puesta en libertad

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, presentó a finales del mes de septiembre en el C.P. de Burgos el estudio sobre reincidencia elaborado por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, un informe pionero que revela que ocho de cada diez personas que salen en libertad no retornan a prisión para cumplir condena por un nuevo delito, lo que sitúa la tasa de reincidencia penitenciaria en un 19,98%.

Para obtener estas cifras, la Central Penitenciaria de Observación, órgano dependiente de la Secretaría General, ha trabajado, no sobre una muestra, sino sobre las 19.909 personas que fueron excarceladas en 2009. Y, a partir de ahí, ha procedido a estudiar cuantas reingresaron en prisión en los siguientes diez años hasta 2019 para cumplir condena por un delito cometido tras su puesta en libertad. Grande-Marlaska subrayó que los datos obtenidos avalan la eficacia del sistema y que se trabaja por la reinserción social de los internos.

El Ministro del Interior ha señalado que los datos que se extraen de este estudio pionero nos indican que el camino que hemos trazado es el correcto y hay que seguir avanzando por ahí. Esa es la senda que nos hemos marcado, trabajar para reducir en el futuro, todavía más, esa tasa de un 19,98% de reincidencia penitenciaria y para aumentar el número de personas que cuando dejan atrás estos muros no vuelven a delinquir, ha dicho.

ERNESTO FONCUBERTA

Redactor de Ecos de Soto.