La alimentación es una de las principales quejas a la Jueza de Vigilancia Penitenciaria en el CP de Soto del Real según los datos recogidos en el último año. Los internos suelen mostrar descontento por la poca variedad de los menús o el abuso de fritos y procesados, poniendo en duda la dieta mediterránea.

“Vale que el presupuesto en alimentación es bajo, pero con lo mismo podrían variar los platos o cambiar las elaboraciones”, según un interno, “algunos platos que no suelen gustar, como la menestra podría hacerse puré y seguro que más gente la comería”. Y junto a estas quejas, sumado a la poca disposición de frutas y verduras frescas, se añade que en los economatos no es posible suplir la falta de este tipo de alimentos para tener una dieta más saludable.

La opinión de los internos

Según el estudio realizado en el número 2 de Ecos de Soto, el 80% de los internos creen que hay poca variedad de alimentos, el 75% que no se ajusta a sus necesidades nutricionales y el 70% que el cocinado se podría mejorar. En la foto sanjacobos servidos en una comida.