El último sábado del mes de octubre en el aula de cultura de Solidarios para el Desarrollo trajo la ciencia a Soto del Real. Por primera vez el programa “Toca la Ciencia” se presenta en una prisión.

El último sábado del mes de octubre en el aula de cultura de Solidarios para el Desarrollo trajo la ciencia a Soto del Real. Por primera vez el programa “Toca la Ciencia” se presenta en una prisión. Este programa busca acercar a la sociedad la tecnología, la ciencia, los materiales, los nanomateriales, etc. Es brindado por un grupo de investigadores del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid (ICMM) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El proyecto desde hace unos años va dirigido a llevar un mini laboratorio móvil, también conocido como carrito de la ciencia, a colegios e institutos, donde se llevan a cabo fascinantes experimentos científicos. Los experimentos se realizan por físicos y químicos. Ahora este grupo de investigadores también desea llevar el conocimiento de la ciencia a otros centros como hospitales y centros penitenciarios, siendo Soto del Real el primer CP que visitan.

La presentación que se realizó lleva el nombre de “Cerámicas para ver el sonido y para respirar agua”. Los participantes pudieron experimentar utilizando un osciloscopio el sonido audible por un humano (entre 20 y 20 000 hercios). El investigador que realizó la presentación comentó como anécdota, como en alguna ocasión en un colegio pudieron detectar indicios de sordera, cuando un niño no podía escuchar ciertas frecuencias. También realizó un experimento con materiales piezoeléctricos y midiendo las frecuencia de la voz. La charla estuvo muy interesante. Los asistentes al aula de cultura le pidieron que vuelva pronto.

Si desean conocer más del proyecto pueden acceder a: www.icmm.csic.es/tocalaciencia

César Amaru

Redactor Ecos de Soto