Carmelo es el Director del módulo terapéutico de Proyecto Hombre en Soto del Real. A su espalda, toda una vida dedicada a la ayuda y reinserción de presos con problemas de dependencias.

 

Director del módulo terapéutico de proyecto hombre en soto del real.

Carmelo Sánchez es el Director del módulo terapéutico de Proyecto Hombre en Soto del Real. A su espalda, toda una vida dedicada a la ayuda y reinserción de presos con problemas de dependencias, con el objetivo de que los internos no vuelvan a reincidir y por lo tanto necesitar de su ayuda.

Comenzó en 1987 a trabajar en Proyecto Hombre como terapeuta de reinserción y en comunidades terapéuticas. Inicia su primera etapa en el C.P. en Soto del Real de 2008 a 2012 como terapeuta para posteriormente trabajar en el C.P. de Valdemoro desde el 2012 hasta 2015 como Coordinador del módulo de tratamiento. Desde el 2015 hasta la actualidad desempeña la función de Director y terapeuta en el modulo de tratamiento en Soto del Real.

¿Como os autofinanciais en proyecto hombre?

Empezamos hace años a autofinanciarnos, con el apoyo de la dirección del centro que nos dejó trabajar en el invernadero exterior, dedicándonos al cultivo de plantas que posteriormente se vendían, y con ese dinero financiábamos las necesidades del módulo y de las salidas terapéuticas. Cuando yo entré pude ver que el modo de financiación no era el óptimo, y con la entrada en el modulo de un chaval que sabía mucho de carpintería empezamos a probar con un taller, con los palés y las maderas que nos donaban comenzamos a realizar muebles. Cuál fue nuestra sorpresa que la cosa fue funcionado tanto por la calidad de los trabajos realizados, como por las ventas. Hace poco recibimos un encargo de una asociación de protección de animales de Manzanares del Real, para controlar la población de gatos. Nos compraron 100 casetas, gracias a ello podemos autofinanciarnos y poder comprar los materiales, el día de las familias que visitan el módulo y los gastos de las salidas terapéuticas, especialmente el Camino de Santiago. Todos los integrantes del módulo terapéutico participan en la creación de los muebles del taller, y es una forma de enseñarles que las cosas hay que ganárselas, para poder conseguir una serie de beneficios.

Todos los integrantes del módulo terapéutico participan en la creación de los muebles del taller, y es una forma de enseñarles que las cosas hay que ganárselas, para poder conseguir una serie de beneficios

¿Cómo módulo terapéutico autogestionado por los internos, como conseguís esa autogestión?

Tenemos una serie de personas que ya están en un proceso adelantado, y que tienen un rol de responsables. Son los que garantizan que siempre esas normas se cumplan, nos comunican todo tipo de incidencias de comportamiento , orden o implicación en la comunidad.

¿después de terminar su estancia en prisión, se continua la terapia?

A nivel terapéutico hay una fase que es la reinserción, en la que van de lunes a viernes durante los dos primeros meses a hacer terapia y hablar de las dificultades que se van encontrando tras su salida. Yo siempre pongo el ejemplo de que cuando uno se saca el carnet de conducir vas con el profesor, el profesor te enseña: eso es un stop, eso es un ceda el paso… y es el profesor el que de vez cuando pega el frenazo cuando ve que te vas a equivocar. Cuando sales a la realidad, te encuentras la carretera para ti solo, que vas en un coche nuevo, y que parece que las calles son muy estrechas y el coche es muy ancho aunque sea un Seat 600. Pero con la diferencia que eres tú solo el que conduces y no va ir nadie contigo a decirte ¡eh frena!. Si te saltas el ceda el paso, sabes el riesgo que hay o si vas a mayor velocidad la multa puede ser dramática. Cuando salen de Soto del Real tienen que enfrentarse a su realidad, a su familia, a los problemas cotidianos o con los hijos. Tienen que buscar una normalización a nivel general, es decir, romper con el estilo de vida que habían llevado antes implica también romper amistades, cortar con determinados ambientes que les pongan en situación de riesgo. No romper con todo esto, implica un consumo o una regresión. Uno puede salir y tener una mala noticia y puede gestionarlo mal y entrar en una espiral de autodestrucción o gestionarlo bien. O puede elegir decir: me ha pasado esto, voy a hablar de cómo estoy y solucionarlo, que sería la forma correcta de gestionar cualquier problemática.

Romper con el estilo de vida que habían llevado antes implica romper amistades, cortar con determinados ambientes que les pongan en situación de riesgo

¿Cuáles son las estadísticas de reinserción en internos que continúan su proceso en proyecto hombre?

Un 70% más o menos. Tuvimos un repunte al principio de la pandemia en Proyecto Hombre de reincidencias y consumos, pero esto fue debido a que el equipo terapéutico en Soto no pudo entrar a trabajar y en la calle Proyecto Hombre no tubo tratamiento asistencial y por lo tanto permaneció cerrado. En Proyecto Hombre llevamos un control y acompañamiento durante el tiempo que dura su tratamiento pero una vez finalizado el tratamiento perdemos visibilidad y no contamos con estadísticas después de finalizar el tratamiento.

¿Siempre existirá un procentaje de personas que fallen en el programa, pero es mayor la satisfación o la insatisfación?

El número de gente que avanza positivamente en el proceso es más alto que el que no. Siempre por desgracia los negativos son más ruidosos. Nos gustaría poder tener un seguimiento un par de años después de dejar el tratamiento, pero solo posible con aquellos que aun finalizado su tratamiento, siguen contactando con nosotros.

JOSÉ MANUEL DOMÍNGUEZ

Redactor de Ecos de Soto.

Foto: Daniel Fortesque.